Desde un punto de vista jurídico, el derecho al desarrollo es un derecho humano fundamental, de naturaleza individual y colectiva, cuyos titulares son tanto las personas como los grupos sociales de los que forman parte, en este caso los pueblos indígenas. Pero más allá de las disposiciones del derecho interesa conocer qué se entiende por desarrolo de los pueblos indígenas.

Uno de los temas centrales de nuestro tiempo, y lo seguirá siendo hasta que los polos se derritan, es la expansión minera y la creciente agresividad de sus métodos extractivos. Francisco López Bárcenas vuelve pues al asunto. Ya le ha dedicado otros trabajos, como el manual El mineral o la vida.

El presente documento trata sobre el sistema jurídico mexicano y la forma en que regula los derechos culturales.

Cuando este Coloquio sobre Pensamiento Indígena Contemporáneo fue organizado, los indígenas pensaron que el país atravesaba por una crisis civilizatoria que se manifestaba en múltiples formas, que se asistía a la intervención del capitalismo para controlar la vida de los pueblos y sus recursos naturales. Las evidencias son alarmantes. Los pueblos indios son producto de una historia casi siempre violenta. Hoy, en pleno siglo XXI, estos pueblos siguen subordinados a poderes externos, continúan siendo colonias.

El presente artículo trata de la manera en que se han incorporado los derechos de los pueblos indígenas en las constituciones de México. Comienza explicando la importancia de tener claro de lo que se habla cuando se usa el término Constitución Política, lo mismo que de la postura desde donde se hace. Enseguida presenta una tipología clásica de constituciones para contar con herramientas para el análisis, mismo que se ocupa de tres constituciones de México: dos históricas del siglo XIX y una del siglo XX vigente, y sus respectivas reformas.

En México, la minería es una industria floreciente, tan sólo superada por la petrolera, la automotriz y las remesas de los migrantes.

Las políticas neoliberales ligadas a la globalización han agudizado la disputa por la nación. En los últimos quince años se observan en los territorios de los pueblos indígenas y comunidades equiparables, despojos masivos por parte de empresas estatales y multinacionales. Aproximadamente dos millones de hectáreas de tierras en los territorios de los pueblos indígenas están concesionadas para su uso en la minería industrial de alto riesgo.

La presente obra es un trabajo que sitematiza el contenido de diversas leyes en materia de propiedad agraria, a fin de que los campesinos y personas que no son expertas en derecho tengan un acercamiento a ella y entiendan su alcance. Se trata de una especie de manual de primeros auxilios en materia agraria para que los campesinos, ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios puedan defender sus derechos, tan amenazados por los dueños del capital.

"El fuego y las cenizas" recupera la memoria histórica de los pueblos mixtecos sobre su participación en la Guerra de Independencia.

Páginas