Canto a Julio Antonio Mella

Como cada año, el revolucionario cubano Julio Antonio Mella fue recordado en el aniversario de su muerte, ocurrida el 10 de enero de 1929, en la ciudad de México, cuando caminaba con su compañera Tina Modotti, por la céntrica calle de Abraham González.

Asesinado a tiros por órdenes del dictador cubano Gerardo Machado, Mella fue fundador del Partido Comunista y de la Federación Estudiantil Universitaria de Cuba.

La posteriormente aclamada Tina Modotti escribió sobre su compañero: “En la persona de Mella asesinaron no sólo al enemigo del dictador cubano, sino al enemigo de todas las dictaduras. Machado, una caricatura de Benito Mussolini, ha cometido un nuevo crimen, pero hay muertos que hacen temblar a sus asesinos y cuya muerte representa, para aquellos, el mismo peligro como su vida de combatientes […] esta noche, un mes después del cobarde asesinato, honramos la memoria de Mella prometiendo seguir su camino hasta lograr la victoria de todos los explotados de la tierra. De esta manera lo recordamos como él lo hubiera preferido: no llorando, sino luchando”.

El siguiente canto dedicado al joven revolucionario fue escrito por el abogado y analista Francisco López Bárcenas, conocido por sus vastas publicaciones sobre temas indígenas y agrarios, el 10 de enero de 1987, en el 58 aniversario de su muerte.

 

CANTO A JULIO ANTONIO MELLA

Quiero levantar mi voz
a la luz de las estrellas
para recordar al hombre
que fue Julio Antonio Mella.

Nació en novecientos tres
en la ciudad de la Habana,
su sangre, siendo mestiza,
pintaba de proletaria.

Mil novecientos veintiuno,
dentro de la Universidad,
organizó al estudiante
en busca de libertad.

Los estudiantes buscaron
reformar la institución,
para liberar al pueblo
y acabar la explotación.

La Liga Antiimperialista
creó dentro de su país,
una Universidad del pueblo
llamada José Martí.

Se convirtió en un peligro
para el dictador Machado,
y no hallando otra salida
mandó a la cárcel mandarlo.

Todo el pueblo protestó
por tan injusto atropello,
lo mismo en la pequeña isla
que en pueblos del mundo entero.

Después de dieciocho días
de huelga de hambre salió
libre , pero ante el peligro,
el exilio prefirió.

A México llegó un día
confundido entre turistas,
aunque él era diferente,
era internacionalista.

Trabajó con el Partido
Comunista Mexicano,
por su recia voz hablaron
muchos de nuestros hermanos.

Un triste día, diez de enero,
-el veintinueve era el año-
en el centro del país
fue vilmente asesinado.

Desde la gloria en que habitas
guíanos Julio Antonio Mella,
que tu ejemplo y tus ideales
sirvan a todos de estrella.

http://desinformemonos.org/2013/01/canto-a-julio-antonio-mella-2/