El fuego y las cenizas. Los pueblos mixtecos en la guerra de independencia

Introducción

Para los pueblos mixtecos la guerra de independencia fue algo muy distinto a lo que fue para los criollos que la dirigieron: una lucha de facciones entre unos españoles que controlaban la economía y la polí­tica y otros que no lo hacían y aspiraban a hacerlo porque se sentían con derecho a ello. De manera un tanto esquemática, la guerra de independencia se ha explicado como un problema entre españoles peninsulares y españoles americanos, donde los primeros peleaban por no dejar­el poder económico y político que ejercían y los segundos por ac­ceder a esos mismos espacios para defender sus propios intereses.

(...)

Lo pueblos mixtecos no fueron ajenos a estos acontecimientos, pero no participaron en la misma forma que los españoles ni con los mis­mos objetivos. No podían hacerlo, pues eran los españoles rebeldes quienes los oprimían y el triunfo de aquellos representaba la continui­dad de la opresión. Cuando se enrolaron en la guerra, lo hicieron des­pués de ver que tenían posibilidades de triunfar y como una forma de zanjar sus diferencias con los españoles, aun cuando algunos de sus enemigos eran dirigentes de la rebelión. Los españoles se dieron cuen­ta, pero los aceptaron porque los necesitaban para enfrentar a sus ene­migos peninsulares.

También hubo líderes indígenas importantes que encabezaron a sus pueblos durante la guerra. Uno de ellos fue Antonio Valdés, un chatino de Tataltepec que levantó a los mixtecos de la costa después que José María Morelos y Pavón llegó por esos rumbos; otro fue el de Mariano Maldonado, un tlapaneco que se enroló en la lucha por decisión­ de su pueblo; el de Valerio Trujano, que sostuvo el sitio más grande de la historia en Huajuapan de León; el de José Remigio Sara­bia, mixteco de la región alta convencido de que era la forma de libe­rarse de las arbitrariedades de los curas; o el de Juan del Carmen, un negro de la Mixteca costeña, quien se enroló en la lucha pensando que para librarse del sometimiento era necesario desterrar a los españoles.

AdjuntoTamaño
El fuego y las cenizas - con portada.pdf8.63 MB
Share this