Como la mayoría de los Estados latinoamericanos el mexicano es un estado multicultural en donde conviven, además de la población mestiza, al menos 62 pueblos indígenas que en conjunto representan el 10% de la población nacional con 8. 701 688 habitantes repartidos por todo el territorio estatal y que en 803 de los 2.403 municipios en que se divide el país representan al menos el 30% de la población (Instituto Nacional Indigenista, 1993, p. 33). No obstante esa situación durante toda su historia el Estado se había asumido como si su composición fuera monocultural; reconociendo un sólo orden jurídico y diseñando sus instituciones en base a las necesidades de la población mestiza dominante. La negación de la existencia de los pueblos indígenas cerró la puerta a toda posibilidad del ejercicio diferenciado de los derechos humanos reconocidos por el orden internacional.
En el siglo pasado esta situación comenzó a ser cuestionada por los propios pueblos indígenas después de la década de los ochenta, lo que obligó al Estado mexicano a diseñar algunos programas especiales de mención a sus habitantes, pero sin reconocerles derechos específicos. La aparición del Ejército Zapatista de Liberación Nacional en el Estado de Chiapas, al Sur de la república, enarbolando como una de sus reivindicaciones centrales el reconocimiento de los derechos indígenas. colocó a estos dentro de la agenda de los grandes problemas nacionales pendientes de resolver. Un pendiente que aún espera respuesta porque ni la transición política de un régimen de partido único a otro de partido conservador hao hecho posible el reconocimiento de los derechos indígenas.
En las siguientes lineas se exponen las diversas formas como el Estado mexicano. desde su formación a la fecha han tratado los derechos indígenas desde el punto de vista de la construcción de su orden jurídico. Se parte de la influencia que el derecho internacional ha tenido en el interno del Estado, después se describen los rasgos históricos del Estado mexicano, para abordar después los puntos centrales del debate actual: los acuerdos del San Andrés sobre Derechos y Cultura Indígena, las propuestas de reforma constitucional derivadas de ellos y la fallida reforma constitucional del año 200l. Esperamos que con ello los lectores. sobre todo los europeos, tengan una visión de conjunto de los reclamos indígenas en México,que en mucho se parecen a los de otros estados  latinoamericanos.

Tipo de Documento: 
Editorial: 
Geografia: