La región triqui baja, ubicada en el entronque de la Mixteca alta y la baja en el poniente del estado de Oaxaca, es un área de valles, laderas y quebradas. Rodeada de bosques, regada por ríos y riachuelos, con abundantes lluvias buena parte del año, sus tierras son fértiles, y los colores verdes predominan; camotes, hierbas y raíces silvestres que crecen en los montes, han constituido durante siglos parte importante de la dieta cotidiana de la población. Además del café, que parecía hasta hace veinte años el cuerno de la abundancia, los triquis cosechaban grandes cantidades de maíz para el consumo local, plátanos para los mercados de Putla y Juxtlahuaca, pequeñas huertas familiares y todo tipo de árboles frutales como mangos, mameyes, naranjas y guayabas. Sin embargo, en los últimos años la mayoría de las tierras han quedado sin sembrar. Sólo algunas mujeres salen esporádicamente a cuidar la milpa. Los varones que residen en su comunidad evitan alejarse de su casa para no ser víctimas de alguna bala perdida. La mayoría de los hombres –y muchas mujeres– han tenido que emigrar al noroeste del país, y cada vez más hacia Estados Unidos, para poder enviar remesas y mantener a sus familias.

Tipo de Documento: 
Editorial: 
Palabras clave: