La geografía de los nuevos movimientos sociales

Comienza el año y con él llegan los vientos. Son vientos frescos nacidos de unos pueblos que se mueven porque no quieren dejar de serlo. Vienen de muchas partes del país, desde los desiertos y sierras del norte, hasta los valles y las selvas del sureste mexicano. Son vientos que provocan los pueblos organizados que han decidido luchar para enfrentar la imposición de políticas gubernamentales que si no se detienen van a acabar con ellos. Son vientos fuertes porque, a diferencia de años pasados, donde cada pueblo luchaba por su propia demanda, ahora van juntando su caminar, que al final tiene el mismo objetivo. Sus demandas son las mismas de hace décadas, lo que si es novedosa es la manera en que se están organizando. Como que van encontrando su camino.

Palabras clave: 
Editorial: