Por una nueva legislación minera

Fueron llegando de poco a poco, según sus lugares de origen. Primero los de casa, en Cuernavaca, Morelos, después los de más lejos, y al final los que se perdieron y no encontraban el lugar de la reunión. Hubo organizaciones de varias partes del país, desde Baja California Sur hasta Chiapas, pasando por Chihuahua, Nayarit, Jalisco, Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Veracruz; las organizaciones también fueron diversas: desde comunitarias como Capulalpam de Méndez y San José del Progreso, en el estado de Oaxaca, y la Policía Comunitaria del estado de Guerrero, hasta organizaciones sociales como el Consejo de Pueblos de Morelos, y organizaciones no gubernamentales que acompañan los movimientos. Esa variopinta reunión, realizada los días 21 y 22 pasados, tuvo una meta en común: analizar los nocivos efectos de la minería a cielo abierto en nuestro país y encontrar mecanismos para detener la devastación ambiental que produce.

Palabras clave: 
Geografia: 
Editorial: 

Policías comunitarias, grupos de autodefensa y paramilitares

La aparición de policías comunitarias y grupos de autodefensa por diversos estados de la República ha traído diversas consecuencias. Una de ellas es el reconocimiento, desde diversos ámbitos del gobierno y sectores empresariales, de la crisis del estado de derecho y la incapacidad de las instituciones creadas para brindar seguridad a la población, para cumplir su cometido. Este reconocimiento ha venido acompañado de diversas posturas sobre el fenómeno. El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos ha mostrado preocupación porque, dice, los grupos de autodefensa quebrantan la estabilidad de las instituciones, debido a que existe una línea muy tenue entre estas organizaciones de autodefensa y los grupos paramilitares, además de que nadie puede hacerse justicia por su propia mano ni ejercer violencia para reclamar su derecho. En esa misma línea, el ex presidente de la misma institución ha dicho que este tipo de grupos son ilegales, y sus acciones, delictivas.

Editorial: 

¿Se tambalea la presa El Zapotillo?

Como un relámpago que ilumina su camino y da la razón a sus reclamos han tomado los habitantes del pueblo de Temacapulín los últimos acontecimientos en torno a la construcción de la presa El Zapotillo. Después de ocho años de lucha para defender su patrimonio, que sería destruido si la presa llegara a construirse, el día 28 de enero pasado el nuevo titular del Organismo de Cuenca Lerma Santiago Pacífico, de la Comisión Nacional del Agua, José Elías Chedid Abraham, declaró que la decisión sobre el futuro de Temacapulín, así como la altura que tendrá la presa El Zapotillo recaerá en Aristóteles Sandoval Díaz, el gobernador electo del estado, que asumirá el cargo el próximo marzo. "Si el gobernador electo cambia la posición y la presenta oficialmente a la Conagua, pues seremos respetuosos de ésta porque la Conagua va en coadyuvancia de las necesidades que tiene Jalisco y Guanajuato", expresó.

Editorial: 

Adiós al ejido

Tres días antes de dejar el poder, el presidente Felipe Calderón Hinojosa presentó en el Senado una iniciativa para modificar el contenido de la Ley Agraria, reformando 23 artículos, derogando cuatro e incorporando uno nuevo. En total, propuso al Congreso de la Unión 28 modificaciones a la Ley Agraria, con la finalidad de terminar con las pocas características de propiedad social que le quedaron al ejido desde que en 1992 se reformó el artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y se aprobó una nueva Ley Agraria. De entonces a la fecha la legislación se ha modificado en seis ocasiones, la mayor de ellas el 9 de julio de 1993, cuando se reformaron dieciséis artículos relacionados con los juicios agrarios. Todas las demás fueron para ajustar sus disposiciones a la realidad del campo y las políticas gubernamentales relacionadas con él.

Geografia: 
Editorial: 

Páginas